El contraste entre el blanco y el negro fue el punto de partida, además el concepto de limbo propio de un clásico estudio de fotografía. Tampoco se quiso dejar de lado la íntima relación entre el diseño y el arte, por lo que se intervino el espacio bajo la influencia de una mirada sencilla pero un poco vintage, buscando referentes del diseño italiano y chileno del siglo XX.

Este proyecto celebra la luz. El blanco es el dominante y contrasta con el azul marino y el negro. Colores que se ven en el piso, paredes, en la melamina de la estantería, en el terciopelo y en distintos elementos como lámparas, muebles y fotografías. Se quiso incorporar algunos detalles de chocolate en su versión mas cálida a través del cuero, madera y textiles. El producto utilizado en la estantería es MELAMINA ENIGMA.

El espacio tiene una estructura estrecha y profunda, así que se creó una discontinuidad, diafragmándolo en la dirección del mayor flujo de luz por medio de una estantería multifuncional abierta, flotante y accesible por ambas partes.

Otras vistas del ambiente

Este ambiente está construido con

¿Necesitas más inspiración?

puntosdeventa
optimizadordecorte
melaminasmasisa